Análisis de mis animalitos de trapo

Hoy quiero compartir con vosotros un estudio que hizo un muy buena amiga para su curso de seguridad infantil sobre mis bichitos.

Algunas de las conclusiones a las que llegó con su estudio:

– Están hechos de materiales reciclados de verdad y además como son tejidos naturales sobre todo algodón por lo que en el futuro se degradarán sin emisiones de CO2.

– Son perfectos para alérgicos a ácaros porque NO son de peluche sino de algodón. El peluche es lo primero que los alergólogos prohiben a los alérgicos a ácaros junto con las moquetas.

– No necesitan recomendaciones de lavado porque están hechos de ropa que ya ha sido lavada muchas veces antes. Por lo tanto no van a desteñir ni encoger.

– Según la Directiva de la UE de seguridad en juguetes se establecen unos requisitos que afectan a las propiedades de juguetes. Tus bichitos son ideales porque no llevan piezas, ni componentes electrónicos, ni se mueven, ni pueden producir quemaduras. Sólo pueden resultar peligrosos para los menores de tres años por contener una pieza pequeña que podría ser tragada o inhalada (el botón de la colita).

Además usas tela de ropa “buena” es decir que en su mayoría es de tiendas que pasan por controles de calidad (El Corte Inglés, Mango, Zara, Cortefiel, incluso de marcas como Massimo Dutti o Dolce & Gabanna!) no hay ningún riesgo de que contengan sustancias químicas peligrosas como tintes o pinturas.

– Al ser tela rellenada no se parte al caerse al suelo. Y la costura es tan resistente como la de la ropa. Los niños/as pequeños no tienen la suficiente fuerza para rasgarlos con sus manos. A no ser que dispongan de tijeras no podrían romperlo o rasgarlo.

– No es un juego de reglas. Se trata de un muñeco así el desarrollo del juego será el que el niño quiera darle dentro de las posibilidades que suele ofrecer un muñeco: cuidarlo, alimentarlo, acunarlo, personificarlo convirtiéndolo en un compañero de juegos y de aventuras…

Se trata de un juguete simple, lo que aumentará la gama de usos y la participación del niño en el juego desarrollando su fantasía y capacidad simbólica. Podrán jugar con él tanto su propietario/a como todas las personas a las que él/ella quiera invitar a participar del juego simbólico.

– Principalmente jugará con él en la casa del niño, pero si se diera el caso de que se convirtiese en “objeto de transición” o de que lo vivenciase como “su mascota” es probable que lo saque a pasear, que lo acompañe a todas partes.

– El diseño es muy atractivo tanto para niños como para sus padres. Para los niños recuerda a un conejito, es muy colorido y la expresión facial del muñeco es agradable. La forma de las orejas lo hace fácil de agarrar. Además es agradable al tacto y blandito, lo que lo hace “abrazable”.

– Dado que es un muñeco suave y blando en su versión sin botones sería recomendable a partir de los 6 meses en adelante, dependiendo también de los intereses que después tenga el niño/a. En su versión con botones a partir de los 3 años.

– Desarrolla sobre todo el ámbito socio-afectivo, pues estimula la expresión de sentimientos. El ámbito sensorial por su tacto, por el contraste de tejidos y el lingüístico porque le hablará o le contará cosas. Incita a una actitud afectiva o de expresión y el respeto y conocimiento de la naturaleza pues es un muñeco de forma animal.

– Con respecto a la relación calidad-precio cuesta 30€ . No tiene un precio económico si lo comparamos con otros juguetes del mercado (cuesta lo mismo que una Barbie!). Pero si tenemos en cuenta que se trata de un juguete exclusivo que se pide por encargo, y que está hecho a mano, que es artesanía, su precio no es tan caro.

– Estos muñecos se compran por internet y se envían a tu casa por correo. Los recibes en un sobre acolchado de papel reciclado y dentro hay un envoltorio de regalo hecho con papel reciclado y lazo de rafia con una etiqueta con el nombre del animalito de trapo.

En resumen:

“Me recuerda a los muñecos tradicionales de trapo. Es un tipo de juguete atemporal y sencillo en su realización aunque elaborado en su diseño. Es fácil de utilizar y sus posibilidades de juego dependen más de la imaginación del usuario que de las intenciones del fabricante. Es el tipo de muñeco que los niños/as personalizan, que los convierten en un amigo o compañero y que durante un periodo determinado de su desarrollo ocuparán un lugar importante. Es probable que en un momento dado ese niño/a juegue con otros juguetes (con mecanismos, sonidos..) ante la atenta mirada de su “conejito”.

Me llamó la atención por ser un juguete diferente tanto en su elaboración como en el proceso de adquisición. No responde al impulso de entrar en una tienda de juguetes y dar a elegir de entre lo que hay ahí al niño/a sino que el fabricante los hace por encargo (lo que implica un tiempo de espera desde que se realiza el encargo hasta que lo recibes) y les borda el nombre que se pida, que puede ser el mismo de su propietario o incluso uno decidido por él, lo que hace que las circunstancias que rodean a la compra o al hecho de regalarlo sean diferentes que las adquisiciones habituales de juguetes (más mecanizadas y obedeciendo al dictado de la publicidad).”

Quiero dar las gracias desde a aquí  a Julieta por su estupendo trabajo! Es genial ver los bichitos con otros ojos (más críticos).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s